Mieres, como todas las ciudades medias sufre un cada vez mayor conflicto entre calidad de vida y movilidad.

El excesivo uso de los vehículos privados en funciones que podrían satisfacerse de una manera más racional con otros medios de transporte, tiene como consecuencia el deterioro ambiental y social de la ciudad, así como una falta de eficacia en los propios desplazamientos de los automóviles, los cuales son víctimas de la congestión generada por su propio número.
La elaboración de Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), está siendo definido como una importante herramientas de gestión al objeto de dar cumplimiento a los objetivos adquiridos en el Protocolo de Kioto para luchar contra el cambio climático.

La búsqueda de soluciones y alternativas que consuman menos recursos naturales no renovables y produzcan menos afectaciones medioambientales, y por tanto, la reducción de los desplazamientos motorizados, especialmente los realizados con vehículo privado, y la promoción de desplazamientos no motorizados y en transporte público, constituyen las bases de una movilidad más sostenible. En este contexto, uno de los objetivos del PMUS, es el de proporcionar a la población alternativas al vehículo privado, que sean sostenibles, eficaces y confortables.