El Pleno del Ayuntamiento de Mieres, por unanimidad de los grupos municipales, ha aprobado hoy la siguiente moción con motivo del Día Internacional contra las violencias machistas que se conmemora el próximo 25 de noviembre.

Los Grupos Municipales de Izquierda Unida (IU), Partido Socialista Obrero Español (PSOE),  y Grupo Municipal Popular al amparo de las disposiciones legales vigentes, presenta para su debate y posterior aprobación en el Pleno  la siguiente

MOCIÓN

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

MANIFIESTO DE LAS ASOCIACIONES DE MUJERES DE MIERES, PARA SU ELEVACIÓN AL AYUNTAMIENTO DE MIERES CON EL OBJETO DE TOMA EN CONSIDERACIÓN COMO DECLARACIÓN INSTITUCIONAL CON MOTIVO DEL “DÍA INTERNACIONAL CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS” DEL AÑO 2017

En lo que llevamos de año, en España, miles de mujeres y niñas han sido violadas, abusadas y acosadas sexualmente y decenas de mujeres han sido asesinadas. Mujeres  consideradas propiedad del patriarcado, carentes de derechos, subordinadas a los varones, consecuencia de las desigualdades que nos han acompañado a lo largo de la historia y siguen imperantes en nuestra sociedad.

Las estadísticas publicadas por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial señalan, que se ha producido un “incremento importante” de mujeres víctimas de violencias machistas. A estos datos deben añadirse los recogidos con rigor por diversas organizaciones, que arrojan un cómputo más elevado que el de las fuentes oficiales.

En muchas ocasiones, se contemplan los feminicidios, último escalón de las violencias sexistas, pero también son formas de violencias machistas la trata de mujeres y niñas con fines de  explotación sexual, el acoso sexual, los matrimonios forzados, la mutilación genital femenina, la división sexual del trabajo, la ausencia de mujeres en los centros de toma de decisiones…

La principal causa del origen de esta violencia se encuentra en la situación de desigualdad entre mujeres y hombres fruto de las relaciones de poder, dominio y de posesión que han ejercido históricamente aquellos sobre éstas, especialmente en el ámbito de la pareja. Diariamente se vulneran, entre otros, el derecho a la integridad física, a la libertad y a la dignidad de miles de mujeres.

La persistencia de roles, estereotipos y actitudes sexistas aún presentes en nuestra sociedad perpetúan las desigualdades. La coeducación supone una estrategia de intervención educativa que parte de la revisión de las pautas sexistas de la sociedad, con los objetivos, por una parte, de promover un desarrollo integral de la persona, libre de la limitación impuesta por los estereotipos de género, al tiempo que produce cambios en el pensamiento, en las actitudes y en el comportamiento, en la visión e interpretación del mundo. Por otra, implica prevenir, compensar o erradicar las desigualdades por razones de género.

Los hijos e hijas que viven en un contexto familiar en el que hay violencia de género, en todos los casos son víctimas directas de la violencia psicológica (por los insultos, humillaciones, o castigos desproporcionados que reciben, o como consecuencia de observar las amenazas, el control, la vigilancia, el chantaje, las agresiones físicas o el abuso sexual que sufren sus madres), y a veces también son víctimas de agresiones físicas directas (cuando al igual que sus madres sufren agresiones físicas).

Muchas de las respuestas que se han dado hasta la fecha a la violencia contra las mujeres se han centrado principalmente en la intervención con las personas afectadas tras producirse la violencia. Dichas estrategias son fundamentales para paliar los devastadores efectos mentales, físicos, sociales y económicos de las mujeres que sufren la violencia, garantizar la justicia y prevenir su reaparición. Es importante seguir mejorando estas respuestas. Igualmente, aumenta la necesidad de tratar otros factores más generales que contribuyen a que prevalezca entre la población y de implementar programas para prevenir que la violencia se llegue a producir. Y para ello es fundamental hacer políticas de prevención, sensibilización y detección, que englobe la violencia contra las mujeres de forma integral, que partan del origen estructural de la violencia y que sean capaces de detectar las diferentes formas de expresión de las violencias machistas.

Por todo lo anteriormente expuesto, el Grupo Municipal IU, el Grupo Municipal PSOE y el Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Mieres manifiestan

  • Declarar el Municipio de Mieres libre de agresiones sexistas, como primera medida del rechazo frontal hacia esa lacra social.
  • La necesidad de modelos educativos en todas las áreas de la vida que no reproduzcan o invisibilicen las violencias machistas, con apoyo de actividades complementarias que refuercen valores no sexistas e igualitarios contrarios a cualquier tipo de discriminación y con educación afectivo sexual obligatoria en todos los niveles. Formación dirigida a la totalidad de agentes educativos (consejos escolares, profesorado, AMPAS, órganos universitarios, etc.), fomentando su tratamiento de forma integral.
  • La imprescindible actuación de las Administraciones Públicas y la aplicación de las leyes con perspectiva de género.
  • Que no debemos consentir que quede impune el incumplimiento de las normas nacionales e internacionales que proscriben la custodia de padres sentenciados por violencia de género.
  • La exigencia de una recogida de datos de una manera minuciosa: nombres, lugar, el tipo de violencia, los datos del asesino… porque es la única forma de tener todas las cifras y que estas sirvan para analizar sus causas, efectos, incidencia y aplicar medidas para prevenir y erradicar.
  • La petición de recuperación de competencias a los ayuntamientos, transfiriendo las partidas económicas comprometidas destinadas al desarrollo de políticas de igualdad activas y cercanas, en materia de prevención, atención y ayuda a las víctimas, para conseguir una sociedad libre de violencia de género, procurando atención especial a mujeres en situación de especial vulnerabilidad.
  • La necesaria abolición de la prostitución, como forma extrema de violencia de género. Ejecutando políticas activas para erradicar todas las formas que tenga relación con la explotación sexual; poniendo especial atención en las ordenanzas de publicidad y todas aquellas que de forma directa o indirecta permitan o faciliten el desarrollo de actividades encaminadas a dicha explotación.
  • La eliminación de la publicidad discriminatoria y denigrante para las mujeres, desde cualquier tipo de soporte, especialmente en la vía pública (transportes, marquesinas, autobuses, taxis, guías, o información turística, anuncios…), prestando atención a las contrataciones de servicios y suministros desde las Administraciones Públicas.
  • Es necesario un cambio de actitud respecto a la violencia contra las mujeres, que no justifique, ni banalice, la violencia contra ellas, que elimine los estereotipos sexistas y promueva la toma conjunta de decisiones entre hombres y mujeres, con especial atención al ámbito doméstico, comprometiendo en esta tarea a los medios de comunicación.

Estamos cansadas de frases hechas, palabras de consuelo, reuniones de trabajo, concentraciones de repulsa de las instituciones: BASTA YA, queremos realidades, prevención, sensibilización, políticas y recursos para ACABAR CON LAS VIOLENCIAS MACHISTAS.

  COMPARTIR:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page