EL CAMINO DE SANTIAGO A SU PASO POR MIERES

EL CAMÍN DE SANTIAGO EN MIERES

Una de las variantes más transitada del Camín de Santiago tradicional es la que enlazaba Lleón con Uviéu, es decir la unión del llamado Camino francés con el Camino Primitivo que salía desde Oviedo.Del uso e importancia de este trayecto a lo largo de los siglos queda, entre otras muchas constancias, el propio nombre de la villa de Mieres del Camín, capital del concejo de Mieres.

Dada la enorme dificultad del paso del Puertu Payares, este itinerario solía cubrirse en tres etapas: la que unía Lleón con Arbas del Puertu, la que desde allí llegaba a Mieres del Camín y la última que, tras pasar los altos de El Padrún y La Manzanea alcanzaba la capital del Principado.

Mieres del Camín era, de este modo, una parada fundamental de este recorrido, donde reponer fuerzas tras haber atravesado la cordillera Cantábrica. Por ello, desde antiguo, queda constancia de la existencia en el lugar de paradas, fondas, hospederías, hospitales de peregrinos y, también, de puntos de especial devoción, como la ermita del Carmen de la Villa.


LA ENTRADA POR EL CONCEJO DE L.LENA

Una vez traspasada La Pola L.lena, capital del concejo de L.lena, y el pueblo de Vil.layana, entramos en el concejo de Mieres. El Camín de Santiago actual sigue el trazado de la carretera general de Castilla diseñada a finales del siglo XVIII por Jovellanos aprovechando el trazado del Camín Real de Castilla que, a su vez, seguía el recorrido del Camín de Santiago y, éste, anteriormente, de una calzada romana.

No hay mucho tráfico, al ir la carretera paralela a la autopista, mucho más transitada. Pero, no obstante, se trata de un tramo peligroso para hacer andando.


LA LLEGADA A UXO

En el pueblo de Uxo, desde la antigüedad, se encontraba las calzadas romanas de La Carisa, del Puertu San Isidro y Vegarada y del Puertu Payares. Atravesaba Uxo por lo que hoy es su calle principal y, hasta hace pocos años, la carretera general de Castilla.
A la derecha de donde se encuentra este letrero un indicador erróneo del Camín de Santiago dirige al peregrino por el camino peatonal de la margen del río, un trazado moderno recuperado hace escasos años por la Confederación Hidrográfica. De seguirlo se perderá la visita a la iglesia de Santa Olaya y el propio paso por el pueblo.


LA IGLESIA ROMÁNICA DE SANTA OLAYA DE UXO

Muy restaurada a primeros del siglo XX, la iglesia románica de Santa Olaya de Uxo ha sido declarada Patrimonio Nacional, por la belleza de su pórtico y el interés de sus capiteles y canecillos.

En sus inmediaciones ha sido localizada una lápida funeraria romana, que ya habla del poblamiento de este enclave y de su importancia estratégica.


EL PASO POR UXO

Continuando su paso por el pueblo de Uxo, pueden admirarse interesantes muestras de arquitectura popular e industrial, como en este caso el chalet de los dueños de La Chocolatera.
Recuerdo del reciente periodo de la industrialización asturiana quedan en Uxo varios edicifios emblemáticos como los chalets de los ingenieros y diferentes modelos de viviendas obreras, entre ellos los antiguos Cuarteles de la Hullera Española


EL PASO POR RICASTRO

Pasado el pueblo de Uxo se atraviesa el poblado de Ricastro, siguiendo, como hasta hora, el antiguo trazado de la carretera general de Castilla, camino de Santuyano.
Los indicadores dirigen al caminante hacia la senda peatonal de la margen del río Caudal. No obstante, el camino tradicional serpentea bajo el asfalto de la citada carretera.


LA PONTE DE SANTUYANO

Esta fotografía está tomada desde La Ponte de Santuyano, mandada construir por Jovellanos para facilitar el paso de la carretera de Castilla. Se trata de la vista desde el camino del palacio de Villareo, uno de tantos que jalonan el valle y que son testigos de la riqueza agraria del siglo XVII en esta vega.

El Camín de Santiago no cruza “la ponte”, sino que atraviesa el pueblo de Les Viñes para alcanzar el de El Pedroso, la entrada natural al Valle de Cuna, uno de los espacios rurales más interesantes del valle del Caudal.


EL PASO POR EL PEDROSO

Cuando el Camín de Santiago atraviesa el pueblo de El Pedroso acaba de dejar atrás la carretera general de Castilla que acaba de cruzar a la otra orilla del río Caudal por La Ponte de Santuyano.

El Pedroso se atraviesa hasta entroncar con el camino peatonal de la margen del río Caudal, en un pequeño trecho en el que coincide éste con el Camín de Santiago.


LA SENDA PETONAL DEL RÍO CAUDAL

Esta senda peatonal fue acondicionada por la Confederación Hidrográfica Española como parte del acuerdo de acondicionamiento de los márgenes del río Caudal. Se extiende a lo largo de más de ocho kilómetros entre los pueblos de Uxo y Ablaña.

Solo coinciden la senda y el Camín de Santiago en el tramo entre El Pedroso y este puente, la entrada Mieres Sur de la autopista. Se debe la coincidencia a que, originariamente, por este margen del río pasaba el camino entre El Pedroso y El Requexáu. Para acceder a este pueblo hay que dejar la senda a la izquierda, una vez pasado el puente por debajo.


EL PASO POR EL REQUEXÁU

Al dejar atrás la senda peatonal del Río Caudal nos encontramos de frente con el pueblo de El Requexáu, al que accedemos por el túnel bajo las vías del ferrocarril.

El camino hacia La Fonda –topónimo también vinculado al Camín de Santiago- ya no tiene pérdida. Entre este pueblo, arrinconado (como indica su nombre en asturiano: “requexu” es rincón, esquina) en otro tiempo en un recodo del río, y el de La Fonda se extienden en la actualidad una serie de polígonos industriales que hacen que pasen desapercibidos a la vista del caminante, a la vez que afean enormemente el propio camino.


EL PASO POR LA FONDA

Recordando en su nombre la antigua ubicación de una fonda para peregrinos, comerciantes y viajeros, La Fonda se encuentra actualmente escondida tras las naves industriales del

Polígono de Gonzalín.
Las vías de tren se traspasan por el puente peatonal sobre el ferrocarril, del que en la foto se advierte la barandilla. Para, posteriormente, cruzar entre dos naves industriales hasta alcanzar el puente peatonal de paso del río Caudal.


LA PONTE DEL CAUDAL

La primitiva Ponte del Caudal despareció por una riada a finales de la edad media, siendo sustituida por una de madera que volvió a llevarse otra de las frecuentes avenidas del Caudal a finales del siglo XVII. Por ello la urgente necesidad que planteó Jovellanos de finalizar La Ponte de Santuyano como paso obligado de la carretera general de Castilla.

Como recuerdo de aquellos antiguos pasos sobre el río Caudal entre La Fonda y La Villa, hasta finales del siglo XX se mantuvo un puente colgante que fue sustituido, al construirse la autopista, por este paso peatonal, conocido popularmente por La Ponte Verde. Por ella continúa pasando el Camín de Santiago al encontrarse ubicada en el mismo lugar por el que tradicionalmente se cruzaba el río Caudal.


EL PASO POR LOS LLERONES DEL CAUDAL

Desde la Ponte del Caudal, actualmente el puente peatonal que atraviesa el río y la autopista, se atravesaban los “llerones” del río Caudal, antes de entrar en el barrio de La Villa, uno de los núcleos originarios de la villa de Mieres del Camín.

El Camino de Santiago cruzaba entre el colegio Prau Llerón, en la fotografía a la izquierda, y las primeras casas del barrio de Vega d’Arriba. Antes de entrar en el barrio de La Villa debía de librar el arroyo Duró que desciende del valle que se advierte al fondo de la fotografía.


LA ENTRADA DE LA VILLA

Salvado el arroyo Duró se entra en el actual barrio de La Villa por La Cai, actualmente peatonalizada, y que atraviesa todo el barrio camino de la plaza del Carmen donde se encuentra ubicada la capilla de la Virgen del Carmen.

El barrio de la Villa ha sufrido en los últimos años una profunda transformación. No obstante, todavía ahora puede reconocerse por el entramado de sus callejuelas su origen rural, vinculado a la vega del río que se extendía a sus pies y que a lo largo del siglo XX fue ocupada por las barriadas obreras de San Pedro, Santa
Marina y Vega de Arriba, así como por buena parte de la red de calles de la actual villa de Mieres.

La Villa, actualmente peatonalizada, está cambiando su fisonomía, aunque en la fotografía no parezca advertirse este hecho. El deterioro producido en el barrio por su abandono a lo largo de los últimos años ha llevado a que muchos de sus edificios emblemáticos fueran declarados en ruina y dieran paso a modernas construcciones que si bien mantienen el entramado del barrio han hecho que fuera perdiendo en buena medida su sabor rural dentro de una villa industrial como Mieres.

La Villa se cruza a todo lo largo para alcanzar, al fondo, La Campa, donde se encuentra la plaza del Carmen.


LA CAPILLA DEL CARMEN DE LA VILLA

Uno de los puntos obligados de paso en el Camín de Santiago era la capilla de la Virgen del Carmen que, muy restaurada, se encuentra en la plaza del Carmen de La Villa y continúa siendo un lugar de culto y devoción.

A su izquierda se encuentra una antigua casona solariega del siglo XVII, actualmente Centro de Arte Casa Duró, y enfrente el Palacio de los Marqueses de Camposagrado, también del siglo XVII y actualmente Instituto de Enseñanza “Bernaldo de Quirós”, que cuenta con una interesante colección de arte.


DE LA VILLA DE ARRIBA A LA DE ABAJO

Dejando atrás la Plaza del Carmen de La Villa volvemos a tomar la carretera general de Castilla, que en la actualidad se encuentra integrada dentro de la red viaria de Mieres del Camín, para cruzar toda La Villa camino del Ayuntamiento.

Como modelo de villa lineal, Mieres del Camín se extendía desde la Plaza del Carmen hasta la Plaza de Requexu, siguiendo tradicionalmente el recorrido del Camín de Santiago y posteriormente el de la carretera general de Castilla. A su paso aún pueden verse muestras de su pasado solariego, como en el caso de la fotografía, el moderno edificio restaurado del antiguo Llagarón, un lagar de sidra y parada de viajeros del que ya se tienen noticias de los tiempos de la Guerra de la Independencia contra Napoleón.


EL PASO POR EL AYUNTAMIENTO DE MIERES

Equidistante de La Villa de Arriba, actual barrio de La Villa, y de La Villa d’Abaxo, actual barrio de Requexu, se construyó la Casa Consistorial a finales del siglo XIX. A partir de este momento la revolución industrial y el auge de las explotaciones mineras convirtieron a esta pequeña villa de poco más de mil habitantes en una urbe que llegó a pasar a finales de los años setenta del siglo XX de los ochenta mil habitantes.

El crecimiento de Mieres tuvo lugar ocupando los terrenos de la vega del río Caudal y su principal eje fue la calle Camposagrado (actualmente Manuel Llaneza), que comunicaba la zona de la fotografía con la estación del ferrocarril. Algunos indicadores desvían erróneamente a los peregrinos por esta calle como supuesto itinerario del Camín de Santiago, para dirigirlos hacia la senda del río Caudal.


LA PASERA Y LA IGLESIA SAN XUAN

Antes de entrar en La Villa d’Abaxo, actual barrio de Requexu, se pasa por el histórico barrio de La Pasera, donde se encontraba la iglesia románica de San Xuan, demolida a primeros del siglo XX para dar paso a la construcción actual en su misma ubicación.

En la plaza de La Pasera se encuentra la estatua de Teodoro Cuesta, el poeta más reputado en lengua asturiana del siglo XIX, y a su espalda se ve el edifico en que nació, donde se conserva una placa conmemorativa del hecho.


LA PLAZA DE REQUEXO

Otros de los lugares emblemáticos del paso del Camín de Santiago por la villa de Mieres del Camín es la Plaza de Requexo, verdadera catedral de la sidra asturiana, en cuyo nombre se levanta una estatua dedicada al escanciador. Once establecimientos hosteleros en su entorno la convierten en una referencia obligada de la gastronomía y el ocio locales.

Desde el barrio de Requexo el Camín de Santiago continúa siguiendo su ruta sobre la carretera general de Castilla, camino del barrio de La Peña, una vez atravesado el barrio de Oñón.


EL PASO POR LA PÉÑA

El Camín de Santiago alcanza el barrio de La Peña, el último de la vega del río Caudal, después de dejar a un lado las instalaciones del lavadero del Batán (cuyo nombre recuerda las antiguas instalaciones de un batán a orillas del arroyo San Xuan, que desemboca en el Caudal después de pasar por la zona). Así mismo se pasa por debajo del viaducto de entronque de la autopista minera (Mieres-Xixón) con la autopista del Güerna (Lleón-Uviéu).

El barrio de La Peña continúa mostrando el aspecto lineal del antiguo Mieres del Camín, que desde La Villa hasta aquí acababa siendo un todo unificado por el hecho de encontrarse al borde de esta ruta.


LA CUESTA DE LA REBOLLÁ

Apenas se sale del barrio de La Peña, y con él de la vega del río Caudal, comienzan las primeras rampas del Camín de Santiago, un punto negro del tráfico de la antigua carretera general de Castilla diseñada por Jovellanos y que continuó en funcionamiento hasta finales de la década de los sesenta del siglo XX.

Este pequeño, pero duro, puerto que los peregrinos encontraban, junto con el de La Manzanea, antes de entrar en la ciudad de Uviéu, convirtieron a Mieres del Camín en un lugar idóneo de descanso antes de emprender la etapa definitiva para alcanzar la capital del Principado y con ella cumplir la visita a San Salvador.


LA IGLESIA DE LA REBOLLÁ

Otro ejemplo del románico a su paso por el Camín de Santiago en Mieres es la iglesia de Santa María Magdalena de La Rebollá, igualmente muy restaurada, pero que aún conserva interesantes muestras escultóricas en sus canecillos.

El pueblo de La Rebollá tuvo un impresionante desarrollo durante los siglos XIX y XX al construirse a sus pies los altos hornos de Fábrica de Mieres, trasladados a finales de la década de los sesenta del siglo XX a Xixón y Avilés, al integrarse en ENSIDESA.


EL PASO DE LA REBOLLÁ

Pasado el pueblo de La Rebollá comienza a verse en todo su esplendor el valle del río Caudal, así como la enorme dificultad que en su momento debieron significar estas rampas no solo para los peregrinos sino también para el tráfico rodado que utilizó esta carretera como única vía de acceso desde la meseta hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX.

Las montañas del fondo corresponden al límite con el vecino concejo de L.lena, con lo que puede contemplarse desde este lugar prácticamente todo el recorrido seguido por el Camín de Santiago a su paso por el concejo de Mieres.


LA ASCENSIÓN DEL PADRÚN

Las rampas de acceso a La Rebollá tienen su continuación en las que llevan al pueblo de Santa Llucía y de Copián, donde comienza a llanearse hasta alcanzar El Padrún, línea divisoria con el vecino concejo de Uviéu. En el pueblo de Copián queda constancia de un antiguo albergue de peregrinos.

Como ya ocurriera en el inicio del Camín de Santiago a su paso por Mieres, la ruta vuelve a convertirse en peligrosa para el tránsito de peregrinos y caminantes al coincidir con la citada carretera general de Castilla, hoy en desuso, pero que continúa dando salida al tráfico rodado de estos pueblos con lo que sigue siendo muy transitado.


EL PASO POR EL PADRÚN

Al traspasar el puerto de El Padrún, y el pueblo del mismo nombre, comienzan las rampas de descenso hacia Olloniego, primer núcleo de población importante del vecino concejo de Uviéu.

En este mismo punto se despide el itinerario del Camín de Santiago a su paso por el concejo de Mieres. El resto de la ruta sigue por tierra de Uviéu camino a la iglesia de San Salvador, lugar de visita obligado de todo peregrino que se precie.