SILVINO ARGÜELLES MENÉNDEZ


CANTANTE DE TONADA ASTURIANA

NACIMIENTO: 5 de febrero de 1919, Tudela Veguín (Oviedo)
FALLECIMIENTO: 3 de noviembre de 1986, Mieres del Camín


 

Silvino Argüelles nació un 5 de febrero de 1919 en Tudela Veguín, aunque sus raíces, su infancia y la práctica totalidad de su vida están ligadas al concejo de Mieres. Fue un cantante de tonada asturiana, considerado una de las grandes voces de la tonada asturiana.

Durante los primeros años de su vida Silvino aprendió los fundamentos de la canción asturiana gracias a las enseñanzas de su madre, Luz, que era conocida como La Calandria debido a su buena voz.

Silvino se subirá por primera vez a un escenario en el cine de Vegaotos en el año 1934, cuando contaba solamente con 15 años de edad. Formaba parte de un grupo de teatro que había sido contratado para amenizar un certamen de folclore y, debido a la baja de última hora de un cantante, los organizadores le animaron a cantar algunas canciones.

Debido al éxito de su primera actuación se le abrieron las puertas a realizar otras por diversos puntos de los concejos de Mieres y Langreo. Durante estas actuaciones Silvino recibió muchos elogios de los grandes de la canción asturiana de la época, como por ejemplo de Xuacu el de Sama.

Tras la Guerra Civil, pasa los primeros años de la postguerra trabajando en las Minas de Tres Amigos (1938 – 1945), pasando por diversas categorías como: peón de exterior, rampero, ayudante de picador y picador. Más tarde, el cantante mierense abandonará Asturias para trasladarse a trabajar a las minas del Pirineo, donde seguirá cantando tonada asturiana para sus compañeros asturianos emigrantes en Cataluña. En esta época llegará a alternar la tonada asturiana con otros ritmos a los que no estaba acostumbrado como el flamenco.

Tras un grave accidente laboral, sufrido en la mina de montaña de Peñaforca, que casi le cuesta la vida regresará a su Asturias natal. De vuelta en Asturias reingresa en la empresa minera propiedad de la familia Sela como oficial de 2ª en las minas del Casar, donde permanecerá hasta su jubilación en 1966.

Silvino volverá a subirse a un escenario en 1953, animado por muchos de sus amigos, además de aficionados a la tonada, que le recordaban y le veían como uno de los grandes de la tonada asturiana. Su vuelta a los escenarios se producirá en el cine La Montera de Sama.

En los años 60 participará en numerosos concursos y actuaciones a lo largo y ancho de Asturias. Participa en concursos organizados por el diario Región, Hevia, o en el multitudinario “Rumbo a la gloria”. Durante estos años Silvino se ganará la fama y el fervor popular ya que era un cantante de fuerte personalidad sobre el escenario, que interpretaba con su propio estilo las canciones. Las canciones que mayor prestigio alcanzaron fueron: “Farola de Xixón”, “Sidriquina la de Asturias”, “Caleya’rriba cantando”, “Tejedora de Bayo”, “Canta el tordo” (dedicada a Juanín de Mieres), “A la salida del Sella”, “La vaca pinta”, etc.

Su canción más emocional es “El cielo ye pal mineru” que será recibida con gran fervor y sentimiento en las Cuencas mineras, en un momento donde en Asturias se aglutinaban más de 30.000 trabajadores del carbón.

En 1968 se unirá a la asociación Asturias canta, que reunió a los mejores cantantes y folcloristas de la época. Con esta asociación recorrería infinidad de escenarios de Asturias, Madrid, Barcelona y Valladolid.

En 1980 representa a Asturias en el Festival Celta de Berlín, acompañado por Enrique García Palacio El Abogado. También cantó en Ginebra para los emigrantes asturianos de Suiza.

Silvino fallecerá el 3 de noviembre de 1986 a causa de un tumor cerebral.

Al año siguiente de su muerte comenzó a organizarse, gracias a amigos del cantante, un festival de tonada asturiana en su honor. En 2003 la organización de este festival pasa a correr a cargo del Ayuntamiento de Mieres, que lo denomina como Memorial Silvino Argüelles. El memorial distingue cada año a los diez mejores cantantes de tonada asturiana del año, así como al mejor gaitero acompañante de tonada, y se ha convertido en el gran referente de los premios a la canción asturiana.

El 18 de abril de 1999 el Ayuntamiento de Mieres nombra una calle en su honor en la histórica plaza de Requexu.

 

CANCIONES MÁS IMPORTANTES:
El cielo ye pal mineru
Farola de Xixón
Sidriquina la de Asturias
Caleya’rriba cantando
Tejedora de Bayo
Canta el tordo

A la salida del Sella
La vaca pinta